martes, 21 de diciembre de 2010

ABSUELTO LINO DE ASESINATO DE SHIRLEY

Paijan.-Juez ordenó su excarcelación del penal El Milagro. Familiares de víctima alzaron su voz de protesta ante fallo.
Jaime Ronald Lino Padilla, acusado de haber asesinado a Shirley Narro Chávez hace dos años, fue absuelto de los cargos en su contra, según la sentencia leída en el Sexto Juzgado Penal Colegiado (sala de audiencias del penal El Milagro) que despacha el magistrado Jorge Quispe Lecca.
Además, el juez ordenó su i excarcelación, por lo que Lino Padilla saldrá en libertad en las próximas horas. La sentencia, como era obvio, no fue bien recibida por los familiares de la fallecida. Su padre, Francisco Javier Narro Cabezas, exigió que se haga justicia.
“No es posible que los jueces y abogados trafiquen con el dolor ajeno. Yo me pregunto ¿esta es la ley del Perú? He trabajado 16 años en Japón y jamás he visto algo similar”, señaló, para añadir después que luchará para que se haga justicia.
Por su parte, la abogada defensora de la parte civil, Fanny Alva Cahua, lamentó la decisión de los vocales que argumentaron que las pruebas presentadas por la fiscal Nicci Valeria Llerena carecen de sustento y son débiles de argumento.
Como se recuerda, los hechos sucedieron el 14 de febrero del 2008 cuando, según la versión de Lino Padilla, unos delincuentes pretendieron asaltarlo en Huanchaquito. Él estaba en su auto, junto a Shirley, con quien iba a casarse días más tarde.
Producto del asalto, la muchacha resultó con una herida de bala, por lo que fue trasladada a la Clínica Peruano Americana, pero llegó cadáver.
En las pruebas de absorción atómica hechas a Lino Padilla, solamente se le halló bario y plomo, mas no antimonio, punto clave para su excarcelación.
El abogado del procesado, Helber León Jáuregui, señaló que la Fiscalía ha actuado con mala intención.
“En un primer momento el Ministerio Público mostró un video sin audio en el que se aprecia que, efectivamente, mi defendido llegó temprano a la clínica, pero después esa prueba desapareció misteriosamente. Hay testigos claves que vieron todo, la hora exacta fue a las 6:15 de la mañana y no a las 6:50, como se pretendía hacer creer. Se ha actuado con justicia y mi defendido no tenía por qué demostrar su inocencia, más bien la fiscalía debía demostrar su culpabilidad, y no lo hizo porque es inocente”, puntualizó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.

Búsqueda personalizada